11 de octubre de 2017

Escuela de formación Anti rumor de Getxo


El correo
10 de octubre 2017

Getxo ofrecerá un nuevo taller de formación contra el racismo a los funcionarios

 

 Crear un grupo de formación compuesto por personas que trabajan al servicio de las administraciones públicas en Getxo, con un alto grado de diversidad de perspectivas para generar un debate enriquecedor». Ese es el objetivo de la formación gratuita que ofrece el Ayuntamiento al personal de las administraciones públicas que lo desee, según la concejala responsable de la Unidad de Inmigración, Elena Coria. 

 Las clases constan de cuatro sesiones de tres horas que tendrán lugar durante los lunes de noviembre en Getxo Elkartegia. Están dirigidas, entre otros, a personal de Osakidetza, Educación, Ertzaintza, Justicia, Lanbide, Seguridad Social, Hacienda, CPT Fadura y también a trabajadores del propio Consistorio....seguir leyendo

 

22 de junio de 2017

Zaragoza cuenta con 20 agentes antirrumores para combatir el racismo


Estas personas se dedicarán a fomentar la convivencia inclusiva, la cohesión social y la integración de las personas extranjeras tras recibir una formación. La Casa de las Culturas coordina la Estrategia Zaragoza Ciudad Antirrumores, que busca desmontar estereotipos sobre la población inmigrante mediante la utilización de información objetiva y contrastada. 




16 de mayo de 2017

Aporofobia

Aporofobia, por Adela Cortinas


La Real Academia Española introduce de tanto en tanto en el Diccionario de la lengua nuevos términos por razones diversas. Son algunas de las más comunes que la expresión correspondiente venga usándose en la calle de forma habitual, o que proceda de una lengua extranjera y sirva para designar algún objeto o acción en un campo del saber. Pero existe una razón poderosa, tal vez la más poderosa, para acoger una nueva palabra en el seno de una lengua, y es que designe una realidad tan efectiva en la vida social que esa vida no pueda entenderse sin contar con ella. E importa ponerle un nombre, porque mientras es indecible actúa como hacen las ideologías: distorsionando, confundiendo para ocultar la verdad de las cosas. Poner nombre a las personas es imprescindible para darles carta de naturaleza ("te llamarás Eva", "te llamarás Viernes"), tanto más a las realidades sociales, de las que falta clara conciencia mientras son inefables.

No repugnan los árabes de la Costa del Sol, ni los alemanes y británicos dueños ya de la mitad del Mediterráneo; tampoco los gitanos enrolados en una tranquilizadora forma de vida paya, ni los niños extranjeros adoptados por padres deseosos de un hijo que no puede ser biológico. No repugnan, afortunadamente y por muchos años, porque el odio al de otra raza o al de otra etnia, por serlo, no sólo demuestra una innegable falta de sensibilidad moral, sino una igualmente palmaria estupidez. Sólo los imbéciles se permiten el lujo de profesar este tipo de odios....continuar leyendo